Finalmente llega el momento. La cita será en Banfield justamente en el VIEJO VARIETÉ Maipú 540.
El día el domingo 16 de diciembre a las 19 horas.
La idea será compartir un poco la novela en si misma,con Diana que fue fundamental para que yo la escriba, una parte del proceso de creación de las ilustraciones de Florencia Lloret y contar también lo que me llevó a escribirla.
Para aquellos que no saben nada, la novela es la historia de la vida de mi abuelo Juan José Mercurio.
El abuelo Juan compartió muchos momentos importantes de mi infancia y adolescencia, en su momento hice una larga entrevista fílmica con él y eso fue fundamental para la construcción de algunos momentos de la novela, sobre todo me permitió entender como se vivía en el campo argentino en la decada del 30, y tenerlo filmado fue como volver a tenerlo presente contándome cosas de su vida en el campo. Tuve algunas entrevistas con personas que lo conocieron, largas charlas con mi familia pero sobre todo hubo un acontecimiento que me motivo escribir un libro y fue la siguiente: Con motivo de estar realizando la película de Garrafa Sánchez, conocí el que hoy es un gran amigo, quien apenas me saludo me dijo conocer la historia de mi abuelo vinculada a la Bóveda de Perón.En eso momento vino a mi memoria un episodio pequeño que había vivido con mi abuelo cuando yo tenía 13 años. Fue una charla mínima donde mi abuelo me contaba un secreto. Este amigo me presentó la persona que conocío a mi abuelo y que mantuvo en secreto durante 30 años la historia de la construcción de la Boveda de Peron en el gobierno militar. Luego de escuchar ese fantástico relato decidí escribir el libro.
Ahora llegó el momento de lanzarlo
Espero que el domingo 16 haya alguien para recibirlo.

 

A veces uno imagina situaciones ideales y cuando las trata de llevar a cabo, la realidad le parte un ladrillo en la cabeza. Otras veces el infortunio traza un nuevo camino mucho más feliz que el que uno imaginó. Hace tres años estaba preparado para ir a Ezeiza a tomar un avión que me dejara en Tegucigalpa, capital de Honduras, hacía dos años que estaba preparando la filmación de la que sería mi segunda película. Esta vez la elegida era la poeta hondureña Juana Pavón, más conocida como Juana “La Loca”. A Juana la conocí en un bar donde hice mi espectáculo en el año 2002; Juana, conocida por levantarse en el medio de un espectáculo y gritar “¡Mediocres, vuelvan a las tetas de sus madres!”, se levantó al final de mi espectáculo para gritar “¡¡¡Argentino, te amo!!!”. Cuando terminé lo mío, ella hizo un espectáculo de poesía, diferente, provocador, exultante, gracioso. La vi desde ese año un par de veces más y siempre tuve la sensación de estar delante de un ser extraordinario. Le propuse filmar su vida y aceptó. Ocho años después estaba viajando a Honduras a filmarla cuando un golpe de Estado estalló en ese país. Se cerró el aeropuerto el día anterior a mi llegada y comenzaron la represión y las muertes. No viajé. Como la comunidad internacional reaccionó contra el golpe de Estado, supuse que todo iba a acomodarse pero un año después estábamos en Banfield dispuestos a viajar y el golpe de Estado se mantenía igual, entonces miré a Juan Pablo, que había venido de Bolivia y le dije: — Vamos a filmar acá. —¿Qué? —Viejos. —¿Quiénes? ¿Por qué? —No sé bien. Estuvimos un mes trabajando, hice muchas entrevistas y finalmente elegí un tema con cada viejo y lo filmamos. Iban a ser cortometrajes. Demoramos casi dos años en finalizarlos. La película de Juana Pavón se quedó en el tintero y empezó a filmarse la película de Garrafa. A medida que el tiempo pasaba, fui entendiendo lo que estaba haciendo con los viejos, pero era un llamado intermitente porque la realización de EL GARRAFA ocupaba casi todo el espacio. Cuando finalmente los cortos estuvieron listos, di vueltas con ellos tratando de encontrar un organismo que los valorara. Los mostré en diversos lugares y solamente le interesaron a un director de escuela. Después se estrenó EL GARRAFA, 4200 personas aplaudiendo debajo de la llovizna en cancha de Banfield. Ahora había que pensar en qué marco estrenar los cortos de los viejos pero el tiempo los arrastró hasta los festejos de mis 20 años de titiritero. Y aquí están, ya se vieron tres, “Coco”, “Jacobo” y “Pochola”. Los tres estuvieron presentes en la exhibición de su cortometraje y en todos los casos, ellos fueron vivados por un público emocionado, los tres levantaron las manos victoriosos, viejos, llenos de vida. Aún faltan siete cortos. Lamenté enterarme de que Delia, la mujer de Osvaldo Ardizzone, nos dejó y no podrá ver el suyo. Quiero decir que imagino un lugar mejor. Imagino un lugar donde hay personas de 80 años, hombres y mujeres, seres comunes que tienen un amor por algo y que lo han sostenido a lo largo de su vida y que esas personas han sido filmadas y se muestran, imagino que se exhiben esas pequeñas películas y que el pueblo del que son parte los alienta y los aplaude, porque ellos, que han estado muchas veces a un costado, ahora están en el centro. Es algo así como lo que me dijo alguien: “La victoria de la vejez”. Imagino que esto se prolongará un tiempo más y siete viejos más serán vivados. Es algo rarísimo en un tiempo como este, en un país como este. Es como imaginar que en un lugar del mundo una cancha de fútbol se usa para estrenar una película. Es como imaginar un teatro lleno de gente vivando a sus viejos, y por cosas simples. No puedo imaginar más porque nadie va a creerme. Sería un provocador si digo que ese lugar existe y se llama Banfield. Pero no imagino. Ese es el lugar donde vivimos.

 

Hay que decir la verdad, estaba nerviosisimo, hasta el viernes a la mañana las entradas se habían movido poquito.

Hicimos un esfuerzo muy grande para que la gente se entere y con El Centro Cultural El viejo Varieté, enfocamos a Banfield esencialmente. Pusimo carteles, sacamos el diario, en fin. hicimos de todo para que la gente responda.

Estuve montando hasta las 3 de la tarde, desde las 8 de la mañana. y aun faltó tiempo entonces renuncié un rato, se quedó Rosi con Gerardo y Nico.

Dos horas después, en la cocina de casa Rosi me dijo:

—Ya está, relaja. Ahora depende de la gente.

Bajé la cabeza y asentí.

A las ocho de la noche seguimos cuidando detalles de la presentación, de pronto faltaba solamente 10 minutos y no pudimos percibir lo que pasaba afuera. Se estaba llenando y la gente no paraba de llegar.  Llegaron obviamente los amigos queridos de siempre para acompañarnos en los festejos para decirnos presente. Pero vinieron vecinos de la cuadra, viejos amigos, de la infancia. espectadores de los primeros espectáculos y sobre todo caras nuevas, muchas caras nuevas. Banfield me dió un abrazo grande. Banfield estaba ahí. Estábamos juntos para ver estos Viejos.

Empezó con el corto de Coco, él sentado en primera fila  y alguién de su famlia sacando fotos. Cuando eso sucedió levante la vista preparado para empezar el espectáculo y supe que no había otro lugar en el mundo para que yo este en ese momento.

 

 

 

Empieza el 18 de octubre con un taller que doy a llamar Diálogos internos, son encuentros para realizar escritura dramática donde comparto mi experiencia. Dos jueves 18 OCT y 1 NOV.

Aprovecho para estrenar mis 10 cortometrajes que llamé Viejos de Banfield.

Aqui la programación
Viernes 19 y sabado 20 a las 22 horas. VIEJOS
Domingo 21 a las 19horas. VIEJOS

Viernes 2 y Sábado 3 a las 22 horas El TITIRITERO DE BANFIELD
Domingo 5 a las 19 horas. EL TITIRITERO DE BANFIELD

Viernes 9 a las 22 horas EN CAMINO
Domingo 11 a las 19 horas EN CAMINO

Viernes 16 y Sábado 17 A las 22 horas DE BANFIELD A MEXICO

 
Página 20 de 21« Primera...10...1718192021