Escritor, cineasta, actor, director, formador

La Tía

por Sergio Mercurio

por Sergio Mercurio

Todos los domingos de mañana, mi familia se salvaba.

Mis padres no podían sobrevivir a ellos mismos. Había nacido para vivir en un ring. Pero el domingo había tregua. Los salvaba el tocadiscos y la voz de “La Negra”. Todos los domingos, nos despertaba ella. A veces podía hacer lo suyo Atahualpa. Las voces prohibidas por los milicos sonaban claras y con ellas en mi habitación me despertaba. La censura no entraba a mi casa. O mejor dicho, entraba y era derrotada.

El otro día me cruce al “Colo”, vino a casa y me contó cómo se salvó de que lo mataran en Colombia.  Estaba en un tren y entraron los narcos. Empezaron a arrinconar a los gringos. Vos, irlandés, vení para acá, entregá todo. ¿Cuánto vale tu rescate? Si vale menos que un cartucho de balas te vamos hacer cagar ahora mismo. El Colo trataba de hablar pero los gritos y los disparos, lo hacían titubear. Soy argentino, decía. Es importante aquí hacer un paréntesis.

 En la Argentina decir “Yo, Argentino quiere decir a mí no me importa nada. Yo creo que la Argentina, es el único país donde afirmar su pertenencia asume que la total indeferencia no solo con los sucesos del país sino con el mundo todo.  Ser argentino es estar solo. Elegir quedarse solo. Y yo soy Michael Jackson, dijo el tipo que le puso la escopeta en la boca. Cuando apoyó la nuca contra la pared, vio como le sacaban la billetera. No tenés dólares, gringo de mierda. Matalo. La billetera detuvo la ejecución. Es que yo, me dice el Colo, siempre cargué una estampita del Diego. La billetera estaba vacía. Tendría a la sumo 10 dólares. Nada, salvo la estampita. En el momento que la imagen cayó, tuve la suerte que caiga para arriba. Los narcos la vieron y bajaron el arma.¿Entendes? Me dice, acercándose. A mí me salvó la vida Maradona. Uh, dijeron los malos. El Irlandés es devoto del Diego. Dejalo. Antes de irse de mi casa dice «Si me salvo a mí, sabes a la cantidad que habrá salvado”. Ahí es que me pongo a pensar que los domingos a la mañana, La Negra entraba a mi

casa y nos salvaba. Mi padre y mi madre se serenaban, en ese momento la única que alzaba la voz era La Negra. Y la alzaba emocionando. A mí me fundó esa música. Para mí rescatarme es dejar que la Negra cante. Yo no tuve tiempo de elegir la música que iba a gustarme. Nací con ella. Dice mi padre, que el año que nací, a los dos meses, una noche, se fue con un amigo a verla. Era el año 68. Ella bailó una zamba en la sede del Club Banfield. con un tal, Tejada Gomez. Al terminar de escucharla, se acercó totalmente emocionado. Conociendo a mi padre, es posible que haya dicho cosas que no es capaz de decir en la intimidad de su familia. Él se acuerda que eran muy pocas personas y que le dijo que tenía un hijo de dos meses. Ella, la tucumana, entendió el gesto hermano. Sacó de algún lugar una postal y escribió una dedicatoria para un bebé. Esa noche, al volver con la postal en el bolsillo fue hasta la cuna para darme un beso. Yo dormía sin saber que el gesto de mi padre me había dado una tía. Una pariente que iba a crear o acompañar los mejores momentos de mi familia y que yo la iba a necesitar siempre.

mercedes sosa
En la dedicatoria dice. «A Sergito, con un beso de la tía Mercedes Sosa (su firma) 68 «

14 comentarios

  1. Bravo Sérgio ! Dieguito, Mercedes, seu amigo Colo, os narcos pelos trens da Colombia, uma certa noite, em 1968, na sede do clube Banfield. Um postal com dedicatória a Sergito e na cabeça de Sergito todas estas pulsações fermentando e rendendo esta bela crônica. É vida pulsando por todos os lados !!!!

  2. Que lindo, brujo! Así que este viernes, en este Brasil que respira mierda en ese momento, se queda muy más poético!

    «…Soy agua, playa, cielo, casa blanca
    Soy Mar Atlántico, viento y América
    Soy un montón de cosas santas
    Mezclada con cosas humanas (¿como te explicas?)
    Cosas mundanas (¿qué le hacemos?, nada, ¿verdad?)

  3. Hermoso rescate de ese recuerdo tan singular!! Un personaje tu padre!!!
    Sabes que a mí me ocurrió algo un poco similar, no elegí la música que me gustaba!
    Escuché a Aznavour por mi madre, por suerte también al Sabalero, en casa de mi abuela a los Iracundos !!!!
    Cuando mis padres se separaron :tango todaslas mañanas de fin de semana, desde las 7 Gardel y Gardel!!!

  4. Es escucharla y volver a llorar de amor, de ausencia, de memoria. Tía eterna nuestra, gracias por el abrazo de tu voz.

  5. La voz de América
    Irrepetible

    Mi hermana menor me recriminó está semana que la lleve a varios recitales de la negra cuando era una nena en vez de llevarla a lugares más propios para una niña. Jajajajajaj

  6. Mentalmente, y sin pensarlo, resonó en mi memoria Gracias a la vida. No sé si fue escrita por Mercedes Sosa, pero la identifico plenamente con ella. Hay imágenes y voces que nos salvan. Muchas gracias por compartir.

  7. Muy lindo relato, para disfrutarlo, para recordar asociando imágenes, para justificar el esfuerzo que me cuesta su lectura(mi problrma visual); Mercedes, la Negra que nos deleitó con su voz y templó el alma de muchos argentinos qu se armaron de coraje con su ejemplo. Lindo relato, pra creer qu todo es posible; que la vida puede sorprenderte con buenas y malas; que hay buenas que pasan rápido y no tanto las malas: que de las treguas domingueras podemos beber el vino bueno, aquél que te alegra el alma y te hace saber que no es tan largo el sueño de la vida. Abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Se agradece compartir

Más relatos de viernes

Esos Mierdas

Me levante sereno porque me di cuenta que  tenia tiempo. Calculé y fui a bañarme. Salí sin mirar el reloj y me vestí y hasta

Seguir leyendo »

Ahora

Está convencido pero no sabe como explicarlo Ya le ha pasado otras veces, De pronto le aparecen en la cabeza cosas raras, dibujitos, formas, símbolos,

Seguir leyendo »

Mi Maldición

El pie derecho lo ponía como Chaplin. se tenía que vendar como Maradona en el mundial del 90. Si tenés incorporada en tu vocabulario la

Seguir leyendo »

PODCAST: Echado de la librería