Escritor, cineasta, actor, director, formador

RELATOS DE VIERNES

Tengo una amiga que es profesora de literatura que me ha dicho que yo no hago literatura, que en mis textos parece que estoy hablando. A mi eso me encanta,

Suscribite y recibí todos los viernes en tu mail un nuevo relato.

Este es el último que escribí... espero tu comentario

despedida vang gogh

La Despedida del Abuelo

La memoria tiene dos caras. Una para andar y otra para quedarse quieto. Busco en mi memoria y entonces encuentro la historia con la que voy a cerrar el ciclo de dos años y medio de Viernes para quedarme quieto. Cuando te cuento algo, por más detalles que le imprima a mi relato, por más García Márquez que intente inevitablemente mi historia, la que recuerdo, relato o invento y escribo no será nunca tuya si no actúas. Leer es una actividad presente pero si logra su objetivo, el lector debe viajar hacia adentro, conectar al pasado con imágenes propias y transformar ese silencio que es la totalidad del presente pasado y futuro. Por eso leer es invencible. Para leer hay que aislarse, hay que adentrarse, irse, estar solo.  Una historia se hace potente a razón de vínculos invisibles que se activan. Por eso algunos relatos no funcionan. No tenemos elementos propios para enlazarlos. Leer como toda actividad solitaria implica un esfuerzo. La necesidad de interlocutores hace que erremos. Por eso a veces leemos mal. Queremos leer algo que nadie ha escrito y lo inventamos. Lo he hecho. ¿Pueda que vivir sea una soledad? La historia  me la contó César  una noche, en Yotala. y creo que el protagonista fue el abuelo de Naira. Podría corroborar esto. Pero no voy a hacerlo. Esta historia se trata sobre cerrar un ciclo, el ciclo de la vida. El abuelo se iba. Quien tenga un par de muertes por vejez en su haber podrá

Seguir leyendo »

La Obligación

Karim se me acerca. Ya escribí que Karim es el joven que sonríe. El que ha descubierto el secreto. Ya conté que Karin es el

Seguir leyendo »

Ese Encuentro

El otro día me encontré en la calle alguien que había amado. De verdad. Tiempos ha, admiré ese ser y fue después que supe amarlo. 

Seguir leyendo »

Stefanía

Stefanía, era una niña flaquita, de nariz presente, de ojos pequeños, de mano alzada, de pelo largo, y este día: de equipo de gimnasia azul

Seguir leyendo »

Se agradece compartir