Escritor, cineasta, actor, director, formador

La Tristeza de Robin Wiliams

por Sergio Mercurio

por Sergio Mercurio

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Al morir ahorcado de una manera que él mismo había planeado nadie se paró encima de un pupitre para despedirlo. No hubo nadie mirarlo irse para repetir “Oh Capitan, my capitan”. Robin Wiliams había ya atravesado la frontera del humor hacía mucho tiempo, ya no podía ocultar su tristeza haciendo reír a los otros. Lejos habían quedado esos personajes, como el extraterrestre de Mork y Mindi, o el locutor de Vietnan, Christofer Nolan lo había llamado para coprotagonizar con Al Pacino la película “Insomnia” tomándolo como un actor serio. Ya cargaba el premio sin apellido, pero sobre todo había, de diversas maneras, hecho reír a una cantidad muy grande de seres humanos, su sola presencia había traído alegría. Lo curioso es que esa felicidad que brindó no pudo, al parecer, modificar su profunda tristeza y eligió morir antes del tiempo en que la enfermedad que tenía, le tenía asignado. A finales de la década del 80, Robin WiliamS interpretó al profesor Keating en “ La sociedad de los poetas muertos”. El guionista había recreado los años 50 y después de muchas idas y venidas los estudios eligieron a Robin Wiliams para interpretar al protagonista. Al estrenarse el film el profesor de literatura que encarnaba era un modelo de una educación que posiblemente se necesitaba. En la Argentina había apenas 7 años de democracia y abundaban los profesores como el que en la película enseña Latín y que repite “Agrícola, Agrícolis”. Keating era todo lo contrario y algunos que habíamos optado por la docencia, entre los que me incluyo, repetíamos ciertos gestos de Wiliams con la expectativa de con ello construir una sociedad con poetas vivos. Para mí, el momento más potente de la película sucede cuando Keating se sube sobre el escritorio y con los zapatos puestos observa el aula desde esa altura, desde allí llama a sus alumnos y los convida a pisar la madera del escritorio con objeto de obtener al menos otro punto de vista. En su momento ver esa escena me produjo estremecimiento. A finales de los años 80, el mundo necesitaba al menos otro punto de vista, 30 años después eso ya no parece ser necesario. Este mundo que parece tener infinitos puntos de vista, solo deja ver dos. A favor o en contra. No aparece la posibilidad de poner un escritorio y subirse encima para confirmar si no hay algo más sobre el horizonte. Mi hija pequeña me sorprendió hace unos días con una pregunta “Papí vos viste “ La sociedad de los poetas muertos”, me incliné a curiosear su interés. En instagram, me dijo, habían puesto cinco películas que motivaban estudiar. Nos reunimos a verla. Tenía, mientras la película de Weir comenzaba, la sensación que el film no podría transitar el tiempo de mi hija. Pero lo hizo. Mientras la emoción me sobrepasaba pude verla secarse las lágrimas. Treinta años después observo otras cosas. Veo a Wiliams actuar, encarnar a ese profesor entusiasta, y no puedo dejar de pensar: qué le pasaba mientras actuaba. Hay una escena que lo descubre, es el momento en que Neil, el muchacho que hubiera deseado cambiar el mandato familiar y dedicarse al teatro, es encontrado por Keating. El día anterior el joven, visitó al profesor en su cuarto para contarle que amaba actuar y que sus padres se lo prohibían, entonces Keating le pide que les cuente, que no de por sentado nada, que trate de hablarles. El muchacho está seguro que no van a escucharlo pero Keating parece convencerlo. No hay una escena intermedia que muestre que cosa el muchacho hace. Al otro día, cuando Keating se le acerca y le pregunta si pudo hablar con sus padres el muchacho le dice que ya lo hizo, se esfuerza por ser convincente Keating asiente e intenta una sonrisa que le queda corta. La mirada tierna y transparente de Wiliams le ayuda a Keating para ser condescendiente. Peter Weir elige, no sin intuición, que veamos más a Wiliams actuar lo que siente con respecto al joven. Indudablemente sospechamos que Keating sabía que le estaba mintiendo. Por más que el joven ensaya el mejor de sus gestos alegres, Keating no le ha creído. Ahora que veo la película y sé que Robin Wiliam está muerto, algo me hace preguntarme si su propia vida no le permitió en ese momento reconocerse en el joven que, igual que él,muchos años después, iba a suicidarse: y que había elegido mentir lo que sentía alegremente. La respuesta puede que sea negativa. Estoy a un paso de afirmarlo tajantemente. Esta afirmación surge de una entrevista que he leído y que protagonizaba al joven tímido. Ethan Hawke tenía 18 años cuando compartió la filmación de “ La sociedad…” protagonizando a Todd Anderson. Al rememorar la filmación Ethan recuerda a Wiliams como un hombre que irradiaba alegría, que inundaba el set con chistes y ocurrencias pero no es eso en lo que Wiliams lo marcó.

Para situarnos en la historia, el profesor Keating les propone a sus alumnos que preparen un poema que deberán leer en voz alta. Para el joven Todd este es el castigo más grande que pueden ofrecerle, el joven es la encarnación de la timidez, Ethan siente la capacidad de hacer el personaje ya que ha estudiado el teatro de Stalisnasky y está seguro de estar preparado para internarse en la oscuridad insondable de la timidez humana, sin embargo las intervenciones fuera del guión que hace Wiliams lo perturban, no le permiten tomar el control de su personaje. En un momento crucial, Keating llama al estudiante a la palestra para que declame, y lo saca del guión, lo mueve, lo perturba, Weir mueve la cámara tras un Wiliams poseído por el personaje y logra desarmar las estructuras de ese muchacho que no puede decir nada porque todo lo que tiene que decir lo supera. Para quienes observamos la película advertimos que la escena está muy bien lograda. Estamos convencidos que el muchacho fue destrabado por Keating, lo que no sabemos es que Ethan Hawke , el actor, fue destrabado allí por Robin Wiliams. Muchos años después Hawke contaría que esa escena le cambio para siempre su concepción de la actuación, no ya como “la celebración del ego”, sino para dejarse llevar por lo otro, sea esto el personaje o la historia. Son sus palabras estas “Es algo que he perseguido toda mi vida desde ese día con Robín, es esa manera de perderte a ti mismo. Esa manera de perderse dentro de una historia, una historia que está al servicio de algo mucho más allá de ti. Yo lo sentí en “la sociedad de los poetas”. Esta confesión nos llena de cuestionamientos a quienes desde algún punto de vista hemos elegido el trabajo artístico. ¿Puede entonces el arte no ser la celebración del ego? Ethan Hawke está seguro de que no. ¿Acaso Robin Wiliams se perdía también entre sus personajes? ¿Hasta dónde se perdió dentro del profesor Keating? ¿Hasta dónde jugó en el set de filmación junto a una decena de jóvenes que años después continuarían pegados a Holliwood? Podemos preguntarnos algunas cosas: ¿estaba en el guión original que a la hora de explicar las opciones para interpretar a Shakespeare Keating imitara a diversos personajes de la historia del cine. La respuesta cae de maduro: No. Fueron participaciones libres de Wiliams dejándose llevar. Lo llamativo es que Weir las dejara en la película junto a las reacciones de los actores jóvenes ¿Por qué lo hizo? Lo hizo porque sabía que funcionaba y porque poco importaba si temporalmente imitar a Marlon Brando, haciendo “El Padrino” era una falla temporal insalvable. Ver a Wiliams en “La sociedad…” sigue siendo un regalo, incluso en este tiempo, donde la escuela, como institución, parece estar peor que en el tiempo que retrata la película y donde la poesía parece haberse retirado incluso del mundo; tal vez; imagino, esperando un momento propicio para renacer.

El día que Wiliams murió, y que se supo la noticia de su suicidio Ethan Hawke, se recluyó en sí mismo y en soledad repitió el texto que su personaje hizo en la sociedad, es decir, repitió el poema en que Wiliams lo hizo perderse de sí mismo y entrar al personaje. Este fue su homenaje. Coincidentemente, en la película, cuando el profesor Keating es despedido, el personaje de Ethan es quién lconfiesa que fueron todos obligados a firmar un documento para despedirlo. Desde la puerta de salida, el profesor Keating sonríe con una profunda tristeza mientras afirma que imaginaba esa situación. Es ahí donde Todd, el muchacho tímido, sin importar que el director del colegio lo cerca, se sube sobre su pupitre para llamarlo con los versos con que el viejo Walt llamó a Lincoln.

¡Oh Capitan! ¡Mi capitán! van diciendo algunos muchachos, mientras Keating observa desde la puerta emocionado y agradecido.

El tiempo ha pasado y, ver la película ayer, me ha hecho recordar a Robin Wiliams, escribir esto parece ser el modo en que me subo a un pupitre para despedirlo, para decirle gracias por algunas de las emocionantes y vitales cosas que hizo mientras estuvo vivo

20 comentarios

  1. La pedí, me recuerdo claramente, en VHS en la biblioteca de mi liceo a los 17 años sin saber bien lo que pedía, yo ya era poeta, pero era un tiempo donde las cosas no tenían nombre y si lo hubiesen tenido, deberían haberse llamado en mi caso «huir» …un día entraron mis compañeros de curso cargando un televisor, las clases se suspendían momentaneamente para asistir en vivo y en directo la caída de las torres gemelas, a decir verdad yo no tenía idea de lo que se estaba cayendo, ni que era lo que eso significaba, seguí en lo mío hasta que Ricardo un compañero se me acercó y me dijo que estaba contento que mientras pasaba todo eso yo estuviese terminando un poema, tampoco le tome.mucha atención, lo mío era serio…ahora que me desayuno tu relato, me gustaría ser el que carga la televisión años atrás e interrumpir momentaneamente las clases para transmitir en vivo y simultáneamente » la sociedad de los poetas muertos» … y por último me pondré de pie sobre la cama que es donde estoy ahora y me despido oh capitan con una pregunta, no será la poesía un hermoso instante donde las cosas pierden su nombre?

  2. Hermoso ser Robin, la enfermedad degenerativa de Lewy Body Dementia hizo que tomara la decisión de suicidarse, realmente una tragedia dentro de la vida de un genio…Muy lindo texto Sergio, gracias por compartirlo.

  3. Hermoso lo que escribiste, amigo. La vi varias veces con mis alumnos del bachillerato para adultos de Lanús. La pasaba a diferentes grupos para volver a verla, esa y Sur, de Solanas. Esto me emociona: ¿Puede entonces el arte no ser la celebración del ego? .Claro que sí!!!! lo comparto.

    1. A mi agradó mucho conocer la historia de Ethan Cohen,de hecho creo que el es el muchacho de esa pelicula de amor antes del amanecer. Es decir, el mundo de los egos, tiene fisuras

  4. Querido Sergio, me llevaste a entrar en la película, a volver a pasar por el corazón a emocionarme y ver tras el cristal de esos ojos luminosos que parecian reflejar ternura constante y hasta inocente. Me pregunté muchas veces, cuan grande había de ser su tristeza que escondia tras Gran alegría efimera. Recuerdo el sentir de su partida( inexplicable… ) recuerdo estar en el comedor de nuestra casa materna rodeada de empapelados floreados , mirarnos con mi hermana y llorar juntas … y preguntarnos entonces » Que hay más allá de los sueños » …me quedo con parte de tu texto y atesoro la belleza de tu escritura. Ver a Wiliams en “La sociedad…” sigue siendo un regalo, incluso en este tiempo, donde la escuela, como institución, parece estar peor que en el tiempo que retrata la película y donde la poesía parece haberse retirado incluso del mundo; tal vez; imagino, esperando un momento propicio para renacer. Me subo al pupitre para agraderle lo que nos dio y a ti por revivirnoslo por un instante.Poeta! Vivo!

    1. Juliana, alguna vez me han dicho eso que tu me dices.Cada vez que lo he escuchado lo he recibido como un halago inconmensurable. Poeta es la única de las labores que no necesitan un adjetivo. Leerlo aquí, al final de tu frase, me ha dejado en esa tontura que puede producir el halago. En otro tiempo los esquivaba. Hoy los veo hermanados a las críticas y trato de aprender apenas a observarlos como un resultado verdadero del encuentro. Un afecto. El afecto que producen dos seres que se encuentran.Sigo aprendiendo, no obstante, que ambos hermanos hablan siempre de quien los emite. Quisiera entonces que recibir halagos me enseñe a darlos.

  5. Solo admiración y respeto, Lo primero por su grandioso paso por el arte, cada una de sus actuaciones en las películas que hemos podido ver tienen un sello especial de calidad. La variedad de personajes que interpretó fueron creaciones que más allá de los libretos les insuflaba vida propia, en la alegría o la tristeza. El enunciado de una película con su nombre como protagonista ya significaba una garantía de buen y existoso espectáculo. Admiración y respeto, por su trabajo y por su vida que encerró mucha tristeza y terminó por su voluntad cuando las esperanzas ya habían fenecido. Admiración y respeto.

  6. Una pelicula que me marco y me gusto muchisimo y no es la unica de Robin Wiliams. Un actor muy grande. Gracias Sergio por el homenaje que le brindas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se agradece compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Más relatos de viernes

El azar

Conocerlo fue estar atraído por él. A veces, aun hoy, sueño en llegar y que esté. Lo conocí de niño. A una edad donde uno

Seguir leyendo »

PODCAST: Echado de la librería