Escritor, cineasta, actor, director, formador

Esos Mierdas

por Sergio Mercurio

por Sergio Mercurio

Me levante sereno porque me di cuenta que  tenia tiempo. Calculé y fui a bañarme. Salí sin mirar el reloj y me vestí y hasta me di el lujo de pensar si alguna vez voy a escribir un cuento sobre Cabral, el soldado heroico que salvó a San Martin en la Batalla de San Lorenzo. Entre las pocas cosas que deja la escuela Argentina, te dejan esa historia. Te la cuentan toda mal. Todo se confunde cuando comienzan llamando Realistas a los españoles. ¿Cómo vas a creer en vos mismo si tus enemigos son los realistas. ¿Los patriotas son los ilusos? Si el sistema educativo se empeña en que entiendas que tus enemigos son los realistas no deberían ponerte 15 amonestaciones por fumarte un porro en el baño. Esta todo mal de entrada. Cabral tiene una canción y tiene un cuadro. Todos los pibes de la Argentina que vieron el cuadro, saben que Cabral es un sargento igualito al Sargento García del Zorro. A la hora de recrear la historia, en tu imaginación, resulta que el sargento García  vive maltratado por el capitán Monasterio y  no encuentra sentido en tratar de capturar al zorro. Se despide de la única persona que confía: Don Diego de la Vega y se va a luchar por la patria grande que soñó San Martín y Bolivar, llega a caballo a Santa Fe. Y en San Lorenzo todos lo conocen. Es que El Zorro se repite en la tele desde hace mil años. Esta tomando una soda enfrente del convento y agarra la serie y se da cuenta lo peor que se puede dar cuenta alguien. Lo tomaron por boludo. En la serie se ve que él nunca se dio cuenta que El Zorro es Don Diego de la Vega. Se emborracha toda la noche y un amigo santafesino le dice que no se ponga mal, que apenas es un iluso. Un soñador. De hecho 200 años después un tema musical  tratara del mismo asunto. Acá no se sabe si los dos están borrachos. La cosa es que este santafesino, un tal Baigorria, experto en liquidar las eses de sus palabras, se hace amigo del Sargento Garcia y  a la mañana terminan decididos a enfrentar a los realistas. Ahí bajan los realistas, que representan dos cosas reales: El Rey y Dios y se arma la trifulca. Se encaran contra San Martín que se cae del caballo y los dos amigos lo salvan y bueno, febo asoma, ya sus rayos iluminando el histórico convento. 

Me estoy por poner la remera cuando me acuerdo que Feli, un pibe de 9 años me contó anteayer que Cabral era negro. Que el del cuadro es un invento. Cabral, no se llamaba Cabral.  Cabral era el nombre del dueño del negro que se mete entre los realistas para salvar a Don José. Parece, según lo que me cuenta Feli,  que el  negro realmente quiso salvarlo a Don José. Y que mientras moría miró a los ojos al general y le dijo: Mi general muero contento, hemos batido al enemigo. Feli se ríe y me dice que no fue así. Que en realidad Cabral dijo hemos batido a esos mierdas. Qué linda es esa historia. Eso es lo que te tienen que enseñar en cuarto grado. Mierda es una palabra perfecta. Y además es inclusiva. Esta historia me gusta, es mucho más compleja y más heroica. Es que Argentina, me dijo Juan Pablo, es un país que necesita de héroes, si no los tiene los inventa y si no puede inventarlos los busca en otros países. Algo de verdad tienen sus palabras. La última vez que jugamos contra Holanda en un mundial Robben que era totalmente realista, se dirigió con pelota dominada a toda velocidad hacia el arco de Chiquito Romero.  Solo para agregar sal a este asunto informo que Robben no juega más al futbol hace años pero es maratonista y triatlonista. Anda haciendo récords por todos lados. Imaginate como corría antes.

¿Quién lo podía parar? Lo podía parar un héroe, Cabral. Y justamente Mascherano, que nació en San Lorenzo se lo cruzó a un centímetro de la meta y salvó a la patria del realismo holandés y trajo ilusión para la nuestra. En los penales le dijo a Romero “Hoy te convertís en héroe”. En ese momento todo fue perfecto. Pero todos aprender de sus lecciones.  Holanda se cambió el nombre, ahora se llama Países Bajos y esta decidida a cambiar la historia. Hoy piensa ganarle a Argentina. Nosotros estamos esperanzados como siempre y como nunca y estamos dispuestos a crear un nuevo héroe.  

Me pongo unas zapas y miro de reojo son las 8 53, hoy no voy a escribir nada. Hoy no puedo. No es cualquier viernes. No me sale nada. Solo estoy pensando en ese partido de mierda.

7 comentarios

  1. Me encanto, aunque no me guste el fulvo y mascherano sea un.conserveta amigo de macri.
    Me gusta la historia del pibe de 9, esos mierda !!!!

  2. Linda revisión de la Historia patria recreada por el arte
    Respeto muchisimo a las maestras , pero es verdad lo que ocurre

  3. No está mal esa revisión hist´orica, desde muy niños nos enseñaron la historia escrita por ganadores circunstanciales o los más ra´pidos con la pluma. Mitos, leyendas y fantasías junto a intereses de la pol´itica y algunas realidades hicieron la historia que supimos consumir. Tu relato ofrece la receta de esa construcción condimentada con la maestría del Negro Fontanarrosa porque no caben otras expresiones tan acertadas para tratar un tema tan escabroso como la misma mierda. Pero, y estamos en la Final del Mundial, le hacemos la cruz a esos mierdas agoreros vencidos antes de empezar. A la mierda con los pesimistas !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Se agradece compartir

Más relatos de viernes

Escritura
Sergio Mercurio

La Vacas Gordas

Leni contaba chistes, tenía una cara siempre alegre y sabía de memoria no sé cuantos chistes, le dedicaban un momento especial solo para él y

Seguir leyendo »
borrador
Sergio Mercurio

El Ajuste

1. En las películas norteamericanas suele haber, de vez en cuando, un ajuste de cuentas. Se le llama ajuste pero es venganza. Una Revancha. Y

Seguir leyendo »
articulos
Sergio Mercurio

Cábala

La cábala consiste en algún acto, casi siempre impensado, que termina generando un resultado deseado. Para mi hermano, Messi logró darle un baile al defensor

Seguir leyendo »

PODCAST: Echado de la librería